lunes, 8 de enero de 2018

No sólo los sellos se coleccionan

A los que me conocéis sabéis que practico el antiguo arte de coleccionar. A lo largo de mi vida he coleccionado muchas cosas, de hecho considero que colecciono colecciones pero solo hay un par o 3 de ellas de las que me sienta especialmente orgulloso. Hoy no es el día de hablar de ellas pero si que me he encontrado uno de esos vídeos curiosos que comparto a veces por aquí.



domingo, 31 de diciembre de 2017

2017, el año de los finales


Se acaba el día, la semana, el mes y, el año, por supuesto. El año de los finales también tiene que concluir en algún momento y ese es este 31 de diciembre. Como cada año al llegar estas fechas toca hacer resumen de lo acontecido y, en este caso, además se que estáis ansiosos por leerlo. Eso es algo que no termino de entender, pero oye, cada uno es libre de tener sus vicios, a mi me resulta más entretenida la lectura, la escritura o la consola, quizá por eso no entiendo tanta obsesión.

lunes, 18 de diciembre de 2017

Enfilando la última semana laboral del año

Otra semanita que termina, y esta ha sido intensa, con mucho aprendizaje de nuevas técnicas de análisis. Incluso he aprendido por qué no utilizar una de las que está más de moda ahora mientras la entendía. Es lo que tiene entender la base matemática de lo que se ha hecho, que puedes darte cuenta de hasta qué punto es absurdo o está mal y por eso es bueno, en según qué términos "reinventar la rueda" y tratar de reproducir lo que se está aprendiendo a utilizar, no sólo usar la herramienta.
Además, con el retiro científico, llegan conocimientos más profundos de los datos con los que se tratará en el futuro y sobre los que habrá que ayudar a crear conocimiento.

sábado, 16 de diciembre de 2017

CNIC Scientific Retreat 2017


Llega el fin de año, fechas festivas y momento para todas esas reuniones y celebraciones que se suceden estos días. En los trabajos se suele hacer la "típica" comida de empresa, esa a la que "nadie quiere ir" pero a la que, al final, no falta (casi) nadie. No todas son iguales, no todas las organizan las empresas (de un tiempo a esta parte en muchos sitios corren más bien por cuenta de los trabajadores), pero lo cierto es que no suelen faltar.
En el mundo científico parece que las cosas son un poquito diferentes, al menos en las instituciones de alto nivel como en la que me encuentro ahora. Aquí no se limitan a una comida si no que organizan un auténtico congreso interno para todos, un Retiro Científico.
El nombre viene porque antes el retiro se realizaba en otro lugar, pero ya sabéis que la ciencia no está pasando su mejor momento en España, y la crisis ataca a todos así que esta vez se ha optado por hacerlo dentro del centro.
Para los menos duchos en la materia os contaré un poco en qué consiste. Los jefes de los laboratorio y de las unidades, o aquellos a quienes designen, dan una pequeña charla con los últimos avances en sus respectivos trabajos para que todos los demás podamos hacernos una idea general de la dirección en la que estamos remando.
Naturalmente que se han presentado proyectos muy interesantes pero ¿qué os voy a contar yo? ¿no? Para abrir boca tuvimos al Dr. Fuster hablándonos de todos los grandes consorcios que dirige en pos de una salud cardiovascular mejor para todos y, sobre todo, para entender mejor todos los factores que afectan a nuestro bienestar. Del resto de charlas me quedo con los usos novedosos de las técnicas de secuenciación, espectrometria de masas y microscopia, además de con la de mi Unidad, por supuesto.
Además de las presentaciones también se contaba con una buena cantidad de pósteres que amenizaban los coffee breaks, la comida y el cocktail. En total han sido bastantes horas (día y medio) de intensa ciencia e intercambio de ideas para darle una vuelta de tuerca a estas celebraciones navideñas. El año que viene más, de momento hay que seguir trabajando para preparar las charlas que toquen entonces.

jueves, 14 de diciembre de 2017

El Metro

El Metro

Descender, como Alicia, por la madriguera del conejo y esperar mientras llega la anciana oruga. La aparente hostilidad de los estresados conejos no llega a desbordar, a pesar de las estrecheces, ya que el infinito en milímetros mantiene la soledad del individuo.
Poco a poco el horizonte se va despejando permitiendo ver la flora que puebla el camino. Diferentes historias, cada una para su propio narrador narrado. Historias que se interrumpen y continúan de forma cíclica.

Descansando la vista


¡Feliz cumpleaños!